Miércoles, 24 de Febrero de 2021

Fantomas

Miércoles, 3 de Febrero de 2021

En 1911, dos escritores franceses llamados Marcel Allain y Pierre Souvestre publicaron la primera novela relacionada con un despiadado criminal llamado Fantomas.  Tuvo éxito y, de hecho, entre los dos escribieron 32 novelas de Fantomas y cuando Souvestre murió, Allaín todavía redactó otras once.   En aquella época ya tuvo tanto éxito que dio lugar a varias películas de cine mudo.  Sin embargo, para muchos como quien escribe estas líneas, Fantomas aparecerá siempre ligado a la trilogía de los años sesenta protagonizada por Jean Marais, Louis de Funes y Mylene Demongeot.  He vuelto a ver recientemente las tres películas y confieso que me he divertido casi tanto como cuando las vi por primera vez siendo niño.  Jean Marais – un actor más que polifacético al que lo mismo vi enfrentarse con Fantomas que tirar de espada encarnando a D´Artagnan o a Enrique de Lagardère – estaba sensacional dando vida al periodista Fandor y, a la vez, al enmascarado Fantomas; Louis de Funes era un colosal inspector Juve, una de sus creaciones más hilarantes y Mylene Demongeot estaba monísima y en francés – que es como he vuelto a ver las películas – resulta sencillamente encantadora.

Algunas de las mejores persecuciones de la Historia del cine se dan cita en esta trilogía de Fantomas más influidas ya por el primer James Bond o OSS 117 que por el relato original.  También algunas de las mejores carcajadas relacionadas con de Funes – que, por cierto, era de origen español – aparecen en estos metrajes.

Volver a ver estas películas me ha traído a la memoria los cines de barrio de programa doble y sesión continua, las palomitas y las patatas fritas, el bombón helado y los caramelos, las primeras clases en un modesto colegio de la Avenida de San Diego del que ya no queda ni el nombre en un cartel, los aviones de papel y tantos recuerdos entrañables.  También me ha hecho ver - ¡¡¡una vez más!!! – lo inocentes que éramos.  Fantomas es un archivillano, pero he echado cálculos y, sumadas las tres películas, vació menos dinero de los bolsillos de la gente que cualquiera de los sicarios cobrabonus de la Agencia tributaria.  Y eso que en la última película, como si fuera un Pablo Iglesia cualquiera, llega a exclamar: ¡Que paguen los ricos!  Claro que Fantomas, criminal y todo, era mucho más decente que los esbirros de la Agencia tributaria y sus jefes políticos.  Inmediatamente, el enmascarado delincuente reconoce que ese lema no es nada más que una excusa para poder robar más.  O sea que el criminal por antonomasia reconocía lo que las castas privilegiadas les ocultan a millones de españoles.  ¡Qué época aquella en que lo peor a lo que se podía llegar era a ser Fantomas!

Ahora es tendencia

Editorial: La paidofilia: nuevo objetivo de la ideología de género - 17/02/21

Editorial: La paidofilia: nuevo objetivo…

Feb 17, 2021 Puntuación: 0.00

Entrevista al Coronel Pedro Baños - 19/02/21

Entrevista al Coronel Pedro Baños - 19/0…

Feb 19, 2021 Puntuación: 0.00

Despegamos: Bofetada comercial de Biden, Wall Street abraza el bitcoin y multas a hogares con asistenta - 17/02/21

Despegamos: Bofetada comercial de Biden…

Feb 17, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits