Miércoles, 24 de Febrero de 2021

Alí Babá y los cuarenta ladrones

Miércoles, 10 de Febrero de 2021

Era yo todavía muy joven y ejercía aún la abogacía - hará más de tres décadas – cuando uno de los hermanos Ybarra, de los de la aristocracia de Neguri, me contó una historia peculiar. 

Durante la guerra civil, uno de sus compañeros de la aviación solía regresar en camino a la base leyendo un libro en árabe.  Sorprendido por aquella persistente afición, Ybarra acabó preguntándole de qué obra se trataba.  Su camarada de armas le respondió: “El mejor libro que se ha escrito nunca.  La historia de Alí Babá y los cuarenta ladrones”.  Debo reconocer que la afirmación me parece un tanto excesiva – algo semejante le parecía a Ybarra, todo hay que decirlo - pero, en contra de lo que puedan pensar algunos, los que hemos tenido acceso a la lectura de Alí Babá en árabe sabemos que se trata de un libro auténticamente excepcional.  Por supuesto, como casi todo el mundo, las primeras noticias que tuve del peculiar relato se remontan a mi infancia – supongo que en torno a los cinco o seis si es que no antes – y, por supuesto también, la historia me pareció subyugante.  Que una banda de ladrones pueda ocultar el producto de sus exacciones en una montaña que se abre gracias a unas palabras mágicas no deja de ser fascinante incluso en un mundo de cuentas numeradas en refugios fiscales.  Sin embargo, Alí Babá y los cuarenta ladrones es, ciertamente, mucho más que un cuento mágico o una historia de aventuras.  En realidad, se trata de una novela de media extensión en la que uno de los hilos fundamentales lo constituye – como en el caso de Aladino – la práctica de la magia negra y el conocimiento oculto que sólo algunos poseen y que siempre resulta peligroso utilizar.  De hecho, originalmente, Alí Babá no formaba parte de Las Mil y una noches, una obra de origen persa que acabó siendo trasplantada a la cultura árabe gracias en buena medida a las conquistas islámicas.  Por el contrario, todo parece indicar que Alí Babá tiene un origen árabe y conectado de manera directa con tradiciones mágicas de Oriente Medio.  A los que hayan viajado por Egipto o Siria en profundidad no les resultará extraña la idea de que los genios malignos se refugian en las cañerías y hay que ahuyentarlo vertiendo en ellas agua hirviendo o de que ciertas enfermedades se deben directamente a la acción de espíritus inmundos que son mejor enfrentados por un hechicero que por un médico.  Igualmente, en esta maravillosa novela aparecen temas como el mal uso que se puede hacer de las riquezas, el peligro de recurrir a lo oculto cuando apenas se es un aficionado, la prudencia de mantenerse al margen de determinadas conductas y el riesgo que continua latente aunque se hayan abandonado.  Son más que numerosos los paralelos con otras tradiciones ocultas.  Así, quien lee Alí Babá no dedica su tiempo a un cuento de niños sino a una historia no poco sofisticada y que, bien entendida, nada tiene que envidiar a los relatos más escalofriantes de Edgar Allan Poe o de Lovecraft.  Intenten olvidar las lecturas anteriores; dejen a un lado el tratamiento dado por Hollywood y aborden la novela como si fuera la primera vez.  El resultado puede sorprenderlos.     

Ahora es tendencia

Editorial: La paidofilia: nuevo objetivo de la ideología de género - 17/02/21

Editorial: La paidofilia: nuevo objetivo…

Feb 17, 2021 Puntuación: 0.00

Entrevista al Coronel Pedro Baños - 19/02/21

Entrevista al Coronel Pedro Baños - 19/0…

Feb 19, 2021 Puntuación: 0.00

Despegamos: Bofetada comercial de Biden, Wall Street abraza el bitcoin y multas a hogares con asistenta - 17/02/21

Despegamos: Bofetada comercial de Biden…

Feb 17, 2021 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits