Viernes, 4 de Diciembre de 2020

Lucas, un evangelio universal (XXVXIX): La oración (I): el Padrenuestro (11: 1-4)

Domingo, 8 de Noviembre de 2020

De manera bien comprensible, tras referirse a lo verdaderamente importante, Lucas sitúa una sección dedicada a la oración.  Precisamente, en cierta ocasión, cuando Jesús terminó de orar, uno de los discípulos le pidió que les enseñara a orar (11: 1).  La simple referencia indica que el grupo de Jesús no estaba vinculado con oraciones hechas ni con fórmulas específicas como, por ejemplo, las que las de los fariseos que acabaron cristalizando en los sidur o libros de oraciones judíos o las que luego han tenido determinados grupos que se han presentado como cristianos.  No estaba, pero no sorprende que, con esa tradición de fondo, uno de los discípulos de Jesús pidiera que les enseñara a orar.  Para muchos, efectivamente, Jesús habría entregado una fórmula para orar, pero la realidad del texto es que lleva a pensar más bien todo lo contrario.  De hecho, el que en Mateo (6: 9 ss) y en Lucas aparezcan dos oraciones con alguna diferencia deja de manifiesto que apenas unos años después del final del ministerio de Jesús no existía una fórmula uniforme – los que han decidido usar la respuesta de Jesús como tal decidieron optar por la de Mateo – pero sí un claro recuerdo de aquellos énfasis, de aquellos aspectos, de aquellos puntos esenciales que Jesús indicó que debían incluir nuestras oraciones.  En otras palabras, Jesús no diseñó una oración concreta para ser repetida una y otra vez como hacen los paganos (Mateo 6: 7) sino que dejó de manifiesto lo que debería constituir el armazón de nuestras oraciones.   

El primer aspecto es el reconocimiento de Dios como Padre y además un padre que es no mío sino nuestro (11: 2).  Esto parece natural ahora, pero no lo era en el siglo I d. de C., en que resultaba impensable dirigirse a Dios como padre.   Sin embargo, es esa relación paternofilial la que caracteriza a los discípulos de Jesús.  Precisamente esa relación permite, por ejemplo, no caer en la ansiedad ya que parte de la base de que Dios no es sólo Señor sino, fundamentalmente, Padre y por ello cuida de nosotros (Mateo 6: 32).  Sin embargo, en contra de lo que también piensan muchos, Dios no es Padre de todo el género humano – como afirma la última encíclica papal Fratelli tutti – sino que sólo los que experimentan una conversión convirtiéndose en discípulos de Jesús son hijos de Dios.  Son los que aceptan a Jesús los que reciben la posibilidad de convertirse en hijos de Dios (Juan 1: 12) y sólo aquellos que han experimentado una conversión, son los que reciben el Espíritu Santo y sienten como éste clama en su interior llamando Padre – más bien, Abba, papá – a Dios (Gálatas 4: 4-7).  Se trata de hijos adoptivos de Dios porque Su único Hijo natural se encarnó y lo conocemos como Jesús.  Parece, pues, lógico que la oración se inicie con ese reconocimiento de los discípulos de que Dios es su padre, su padre que no el de todos.

Precisamente porque Dios es Padre, el deseo de sus discípulos es que Su nombre sea santificado, que venga Su reino y que se haga su voluntad en la tierra de la misma manera que se hace en el cielo (11: 2).  En otras palabras, la primera preocupación de los hijos de Dios no es lo que a ellos les sucede sino la gloria de Su Padre y que Su Reino alcance su consumación.  Lejos de colocarse a si mismos en el centro de la vida, reconocen que ese centro sólo lo puede ocupar Dios y es así porque, en primer lugar, buscan el Reino de Dios y su justicia y consideran que el resto vendrá por añadidura (Mateo 6: 33).   Así resulta de evidente que la siguiente petición es que nuestro Padre nos de el pan de cada día (11: 3).  La referencia al pan resulta más que oportuna.  Los discípulos pueden esperar que Dios vaya a cubrir sus necesidades, pero no viven con ansiedad al respecto sino que se sienten satisfechos con el alimento y el techo (I Timoteo 6: 8).  Ese inmenso equilibrio en relación con lo material dista enormemente lo mismo del pauperismo que ha caracterizado durante siglos a la iglesia católica que de las aberraciones del denominado evangelio de la prosperidad.  Dios cuidará de Sus hijos sin la menor duda, pero el centro de la vida cristiana no es el ser humano sino Dios.  Lo primero es el Reino y no las añadiduras.   

A ese orden natural de la vida, se une, a continuación, otro factor relevante y es que podemos acudir a Dios en busca de perdón de la misma manera que podemos otorgar nuestro perdón a otros (11: 4), es decir, el perdón tiene también un contenido comunitario que, por cierto, el cristianismo ha perdido no pocas veces a lo largo de la Historia.   Finalmente, la oración expresa el anhelo de no pasar por la tentación y de vernos libres del mal (11: 4).   Guste o no – imagino que a la mayoría no le agradara – en este mundo el mal se manifiesta con frecuencia y, en no pocas ocasiones, no sólo se localiza en el exterior sino también en nuestro interior.  Nuestra petición debe ser que nuestro Padre nos proteja frente a ambas eventualidades.   

En no escasa medida, nuestras oraciones son una proyección clara de nuestra visión espiritual y de lo que consideramos que son nuestras necesidades.  Es obvio que aquello que no nos merece una oración no nos importa especialmente y no es menos cierto que las oraciones que más se acercan al modelo de Jesús son las que muestran la sintonía de una persona con la cosmovisión de Jesús.  Pero sobre la oración, seguiremos hablando en la próxima entrega.

CONTINUARÁ    

 

Suscríbete a cesarvidal.tv

Suscríbete a cesarvidal.tv

¡Ya te puedes matricular!

Ya te puedes matricular en Teshuvah Biblical Studies Center

El regalo perfecto para Navidad

El regalo perfecto para Navidad, la lectura ideal para estas vacaciones navideñas, consigue ahora los últimos libros de César Vidal

Ahora es tendencia

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 27/11/20

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Nov 27, 2020 Puntuación: 0.00

Editorial: Elecciones USA: La lucha legal continúa - 27/11/20

Editorial: Elecciones USA: La lucha lega…

Nov 27, 2020 Puntuación: 0.00

Las noticias del día - 27/11/20

Las noticias del día - 27/11/20

Nov 27, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits