Martes, 24 de Noviembre de 2020

Lucas, un evangelio universal (XXVI): La casa dividida (II): (11: 14-23)

Domingo, 22 de Noviembre de 2020

Una de las manifestaciones más sobrecogedoras del poder del mesías Jesús fue la autoridad indiscutible que ejercía sobre los demonios.  A diferencia de los rituales de exorcismo que lo único que dejan de manifiesto es la falta de poder y autoridad espirituales de los que recurren a ellos, Jesús expulsaba demonios de manera inmediata y sólo con su voz.  A decir verdad, es lo mismo que vemos en sus discípulos y que nos deja de manifiesto que lo que se ve hoy – y desde hace siglos – en determinadas religiones nada tiene que ver realmente con Jesús y sí mucho con rituales que encontramos, por ejemplo, en el chamanismo.  Basta ver una película como El exorcista– basada por cierto en un hecho real – para darse cuenta de la absoluta carencia de autoridad espiritual de los que practican ese tipo de rituales y de la entidad que los ha creado para comprender lo que estoy diciendo.  El final feliz de Hollywood nos permite ver a una niña liberada, eso sí, a costa del suicidio de un sacerdote.  En la vida real, el pobre muchacho – era un varón – que padeció la posesión nunca llegó a ser liberado por los jesuitas.  Sinceramente, no me sorprende.  Pero regresemos a Jesús.

Fue precisamente uno de esos casos en que Jesús expulsó a un demonio que provocaba mudez y que su víctima habló el que provocó el pasmo de la gente (11: 14).  Sin embargo, cuando sucede este tipo de acontecimientos no faltan los que lo atribuyen directamente a la acción del Diablo (11: 14) o los que piden algún otro milagro a ver si con él pueden creer en el primero (11: 15).   

La acusación lanzada contra Jesús – el Talmud sigue clamando siglos después que es un hechicero y un extraviador de Israel – carece – es fácil verlo – de toda lógica por la sencilla razón de que una casa dividida contra si misma no puede subsistir (11: 17).  A decir verdad, lo suyo es que se desplome y lo mismo sucedería con Satanás si luchara contra si mismo (11: 18).  Pero además existía una clara malicia en formular semejante aserto.  ¿Era aplicable también a aquellos judíos que expulsaban demonios? (11: 18)  ¿O acaso ellos sí que actuaban como instrumentos de Dios?  ¿Significaba eso que sólo a Jesús le era negada esa condición?  La realidad es que lo que pretendían sus enemigos era tan absurdo que resultaba lógico darse cuenta de que sus hijos podrían alzarse como testigos en su contra (11: 19).

En realidad, ante los ojos de los presentes se acababa de manifestar una realidad espiritual que, con seguridad, no deseaban ver, pero que resultaba innegable.  Si Jesús expulsaba demonios por el dedo de Dios – una expresión para referirse al poder de Dios – el Reino de Dios había llegado y lo tenían delante de las narices.  No se trataba sólo de que el acontecimiento que sus antepasados habían esperado durante siglos se había convertido en realidad sino que lo estaban pasando por alto.  Peor aún. Lo despreciaban e incluso lo injuriaban.  Con las pruebas delante de las narices se negaban a ver.

La consecuencia de esa actitud sólo podía ser fatal.  No se percataban de que es el más fuerte el que se impone y si Jesús se imponía sobre Satanás es porque era más poderoso que él a pesar de su apariencia (11: 21-22).  Sobre todo, no se daban cuentan de que lo que se ventilaba era más que una mera discusión teológica.  El que no estaba con el Rey mesías cuyo reino ya estaba presente estaba contra él y el que no recogía con él simplemente desparramaba (11: 23). 

Más de dieciocho siglos después, Abraham Lincoln utilizaría las palabras de Jesús para dejar de manifiesto que Estados Unidos no podría mantenerse en pie como una casa dividida.  Lo mismo podría aplicarse a la España actual y a tantas naciones divididas profundamente.  Sin embargo, la enseñanza de Jesús trasciende con mucho una crisis política por grave que pueda presentarse.  El Reino de Dios llegó con él como rey, no ha dejado de avanzar a lo largo de los siglos y se consumará al final de la Historia.  La cuestión está en la respuesta que cada ser humano le dé.  ¿Captará la manera poderosa en que actúa o, simplemente, se quedará pasmado con alguna de sus manifestaciones?  ¿Entrará en él o preferirá hundirse en su religiosidad y sus prejuicios?  ¿Insistirá en sus méritos propios derivados de una más que errónea visión teológica o, por el contrario, aceptará el Señorío de Jesús?  Cualquiera de esas reacciones puede darse y, de hecho, se da, pero sólo el que está verdaderamente con Jesús, no está contra él y sólo el que recoge con él – con él, no con alguien que pretende representarlo o con un club religioso que pretende tener la exclusiva – no desparrama.

CONTINUARÁ          

Ahora es tendencia

Editorial: Perú hacia el abismo - 17/11/20

Editorial: Perú hacia el abismo - 17/11/…

Nov 17, 2020 Puntuación: 0.00

A la censura que le vayan dando

A la censura que le vayan dando

Nov 17, 2020 Puntuación: 0.00

Programa Completo de La Voz de César Vidal - 17/11/20

Programa Completo de La Voz de César Vid…

Nov 17, 2020 Puntuación: 0.00

Últimos Tuits