Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de sesenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

Tobin y los Van Rompuy

09/04/2014
Publicado en Artículos La Razón
Hace menos de un lustro, el presidente del Consejo europeo, Herman van Rompuy se manifestó favorable a la tasa Tobin, una invención de unos años antes debida al economista del mismo nombre que pretendía gravar fiscalmente las transacciones bancarias. Herman estaba convencido – o lo convencieron porque venía de una reunión del Grupo Bilderberg - pero su hermana Christine tenía una idea muy diferente y, de hecho, no tardó en subrayar que “cualquier nuevo impuesto afectará directamente a los pobres”.

En realidad, los hermanos estaban enfrentados porque defendían intereses contrapuestos. Mientras que Herman creía en la necesidad de obtener nuevos recursos mediante la creación de más impuestos, Christine se percataba de que cualquier euro que se detrajera de los bolsillos de los contribuyentes sólo serviría para perjudicarlos, especialmente, a los más desfavorecidos. La verdad es que la tasa Tobin y sus equivalentes han dado pésimos resultados. Gran Bretaña que tuvo una norma semejante se ocupó de desprenderse de ella porque se dio cuenta de que perjudicaba su economía. No sorprende por ello que en 2002 el senado francés la bloqueara a pesar de su aprobación por la asamblea nacional o que en 2005, la Comisión europea rechazara la propuesta del austriaco Wolfgang Schüssel de implantarla en la Unión Europea. Todavía en 2011, la Comisión europea aceptó la idea de implantar una tasa Tobin, pero sólo si iba acompañada de drásticas reducciones de impuestos en los 27 estados miembros, es decir, creamos un impuesto, pero bajamos otros. Al año siguiente, la insistencia en pro de la tasa Tobin se convirtió un clamor de los gobiernos de los mal llamados Pigs (Portugal, Grecia, Italia y España) a los que se sumaban otras naciones no especialmente prósperas como Bélgica, Eslovaquia y Eslovenia y una Alemania harta de ser la pagana de la UE. Todos pretendían rebañar más los bolsillos de sus ciudadanos. Al final, todo indica que habrá tasa Tobin. En otras palabras, la idea de no gastar más y ser austeros habrá sido claramente derrotada – aunque se diga lo contrario – en favor de la política del gasto para mantener capas y capas de grasa administrativa que están ahogando a la UE y a sus miembros impidiendo que se produzca el despegue económico. Beneficiados serán los innecesarios aparatos burocráticos; algunos bancos – que siempre tienen ganancias privadas y casi siempre pérdidas públicas y socializadas – y las inmensas clientelas del gasto público. Perjudicados, por otro lado, se verán los inversores, los ahorradores y los creadores de riqueza y, por supuesto, entre ellos, mucho más los que cuentan con magros haberes. Eso sin contar la fuga de capitales hacia lugares sin la tasa Tobin. En el caso de España, se perderán centenares de miles de transacciones que ahora se realizarán a través de la City londinense. Lo de España, desde luego, es el caso paradigmático de cómo ponerse a hacer un pan y acabar sacando unas hostias. No despega porque la presión fiscal es insoportable y se sigue en la misma porque así podemos pagar – de momento – las diversiones de las castas privilegiadas. Por cierto, ayer señaló en este muro, Ana Sánchez Ayala, lo que nos costaba la iglesia católica sólo en términos de IRPF. El estado no sólo recauda para ella sino que le adelanta el dinero, un dinero, por cierto, que, entre pitos y flautas, supera el tres por ciento del PIB. Es decir, sólo ya la iglesia católica – que se podía frenar un poco con eso de la crisis – se merienda la mitad del déficit del estado. Súmense partidos, sindicatos y chiringuitos diversos y se verá cómo va todo y por qué no paran de apuntarse a nuevos impuestos como la tasa Tobin. Christine acertó: cada nuevo impuesto afecta directamente a los pobres… pero no sólo a ellos. La clase media española ya no puede más.







Licencia de Creative Commons