Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de setenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

¡Salvad Moyano!

12/07/2018
Publicado en Actualidad
Hay lugares que se fijan en la memoria como huella de la dicha que una vez tuvimos y que, quizá, ya no está con nosotros. Conozco a la perfección los relacionados conmigo.

Unas aulas, lugares de la sierra de Madrid y de la costa de Levante y, junto a alguno más, la cuesta de Claudio Moyano. Durante casi medio siglo fui un visitante asiduo de ese lugar de Madrid, uno de los pocos – no creo que lleguen a la docena – que siento no volver a visitar en lo que me queda de vida. Allí, por citar algunos ejemplos, compré una traducción francesa de Lo que el viento se llevó por diez pesetas, me hice con la Historia del cristianismo de Rops, conseguí una edición completa de las obras de Pío Baroja, adquirí una edición rusa de Almas muertas de Gogol, pero, por encima de todo, descubrí autores, hojeé miles de libros y hallé joyas – al menos para mi – que jamás habrían estado presente en otras librerías. Cada visita era un acercamiento feliz al universo maravilloso del libro, un universo que hasta hoy jamás ha dejado de proporcionarme momentos de felicidad. Son miles de veces – no exagero - las que habré recorrido esa cuesta de Moyano con amigos, con extranjeros, con mujeres a las que amé o simplemente solo porque en infinidad de ocasiones fue la mejor manera de pasar una mañana de fin de semana. Me consta que en todo el mundo no existe un solo lugar así con la excepción de las bouquineries parisinas, pero debo dejar constancia de que cualquiera de los puestos de Moyano supera a sus paralelos franceses más que de sobra. La cuesta de Moyano es una verdadera institución, un emporio de libro de segunda mano que debería ser conservado, mimado, cuidado porque no existe nada parecido en Roma o Nueva York, en Berlín o Amsterdam, en Moscú o Tokyo. Precisamente por ello, es lamentable la incuria, el descuido, la desidia con que ha sido tratado este enclave incomparable por parte de las autoridades municipales. Esa actitud deleznable implica un escupitajo contra la cultura y un desprecio hacia el saber que carecen de la menor justificación. Ya es lamentable que Madrid tenga que convertirse en pocilga por estas fechas vaciándose además las arcas municipales con festejos tan distantes del buen gusto como el Orgullo – sí, al parecer, ya no existe otro – peor es que Moyano pueda acabar desapareciendo por culpa de los que ignoran el valor de la cultura auténtica.







Licencia de Creative Commons