Blog

Quinientos años de la Reforma

29/01/2018
Publicado en Historia
Va pasando el tiempo y, poco a poco, me llegan videos de las conferencias que pronuncié el año pasado. La de hoy – que me enviaron a finales de la semana pasada justo cuando acababa de regresar de China – se pronunció en la universidad más prestigiosa de Guatemala, la famosa Marroquín o, más popularmente, la Marro.

Ciertamente, el año pasado – quinto centenario de la Reforma – fue uno de los temas que más me pidieron que abordara. Históricamente, es un tema más que desconocido en España y, algo menos, en Hispanoamérica, pero que explica la situación en la que nos hemos encontrado durante siglos. Este año, Dios mediante, espero publicar mi libro sobre La mujer y la Reforma que constituirá un aporte no sólo histórico sino de reflexión de nuestra realidad.

Muy ocasionalmente, aparece algún ignorante que pretende discutir el océano de datos, pero sólo consigue hacer el ridículo salvo para la peña que nunca permitirá que la Historia los aparte de su fanatismo. Es como la gente que siempre va a votar a Rajoy o a Podemos. Pretender que utilicen la razón no es tarea fácil. Como puede entender cualquiera, en esas ocasiones, yo no desperdicio mi valioso tiempo con el cretino de turno. No está en mi agenda responder a antiguos terroristas, a agentes dobles de la policía política de Franco ni, por encima de todo, a ignorantes. A la correcta administración de mi tiempo se une otra razón humanitaria. Que un adulto golpee salvajemente a un niño es un acto que nos causa horror. Pues bien, volver a machacar dialécticamente con un diluvio de datos a alguien de ignorancia casi enciclopédica – pocas cosas que haya en una enciclopedia no son ignoradas por él – no me parece adecuado y más cuando además conozco de primera mano el engreimiento, la mala educación y el peseterismo del personaje. Durante décadas, he conocido a bastante gente que se ha aprovechado de mi trabajo no pagándolo o robándome parte de su fruto. En la medida de lo posible, intentaré evitar semejantes conductas en el futuro. Si el indocumentado – e intitulado - quiere promocionarse en su mortecina trayectoria me parece bien, pero que se pague a una agencia publicitaria y no pretenda hacerlo a mi costa.

Pero no nos distraigamos. Ya se pierde el tiempo con suficientes miserables como para añadir otro a la lista. Atendamos a los que desean aprender, pero no desperdiciemos ni un instante con los que sólo buscan su beneficio. Aquí les dejo la conferencia. Espero que la disfruten. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!


Aquí está el video
https://newmedia.ufm.edu/video/a-500-años-de-la-reforma-protestante/







Licencia de Creative Commons