Blog

Oh, love of God!

18/03/2017
Publicado en Música
El amor de Dios es un elemento central del mensaje del Evangelio. La Biblia señala adelantándose a un descubrimiento de la psicología moderna que no amamos a Dios por nuestro propio impulso sino porque El nos amó primero (I Juan 4: 19).

También nos dice que ese amor se manifestó en el envío de Su Hijo a fin de que todo el que crea no se pierda sino que tenga vida eterna (Juan 3: 16). Igualmente insiste en que podemos afirmar la extraordinaria verdad de la justificación por la fe y de las bendiciones que de ella derivan (Romanos 5: 1 ss) porque el amor de Dios se manifestó de manera histórica en la muerte de Jesús por nosotros cuando aún éramos sus enemigos y vivíamos de espaldas a él. Y sólo cuando entendemos que no nos merecemos la salvación, que ésta no puede ser por obras nuestras, que es por gracia y que la recibimos a través de la fe podemos captar hasta qué punto ese Amor es un Amor con mayúsculas (Efesios 2: 8-9).

En verdad que el Amor de Dios no se puede describir ni abarcar. Nunca tendríamos posibilidad de describirlo en esta vida o en otras que se le sumaran y, como dice esta bellísima canción, “si fuera tinta todo el mar y todo el cielo un gran papel nunca podrían describir el gran Amor de Dios que al mundo pudo redimir de su pecado atroz”.

Escuché esta canción al poco de convertirme, allá en el año 1977, y debo decir que me sentí identificado totalmente por ella ya que reproducía musicalmente lo que era mi propia experiencia. Yo había vivido de manera directa ese Amor de Dios más allá de palabras vacías o declaraciones vanas. Sabía que era un pecador y que, como dice la Biblia, no podía ganar, merecer u obtener la salvación por mis propios méritos. Pero también era consciente de que Cristo había ganado para mi esa salvación en la cruz y que, al recibirla mediante la fe, no sólo había sido justificado sino que había comenzado para mi una nueva vida en la que la vivencia cotidiana de ese Amor ha sido una realidad. Desde aquel año – y ya ha llovido - hasta el día de hoy han pasado cuatro décadas y han sido muchas las dificultades y oposiciones, los ataques y tribulaciones, las pruebas y persecuciones relacionadas con mi fe en Jesús el mesías y con el anuncio de su Evangelio de salvación por pura gracia. Sin embargo, puedo decir con absoluta convicción que Dios no ha dejado de manifestarme Su amor y de sostenerme en todo momento y lo ha hecho de una manera que ninguna entidad humana, religión, club o colectivo podría hacerlo jamás. Su Amor ciertamente supera nuestra capacidad de narración.

Les dejo con dos versiones – son innumerables - de este viejo himno evangélico. La primera es de los Gaithers que tanto han hecho por expandir el conocimiento de esta música incomparable; la segunda es en español y es del Grupo Vertical. Espero que disfruten ambas pero, por encima de todo, deseo que, caso de no haberlo experimentado vivencialmente, experimenten también ese Amor de Dios. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!

Ésta es la versión de los Gaithers

www.youtube.com/watch?v=szkhH3VWFwg

Y ésta la del Grupo vertical

www.youtube.com/watch?v=98FhmlrKZVE







Licencia de Creative Commons