Blog

La roja insignia del valor

2018-01-17 09:31:00
Publicado en Lecturas – y películas – recomendables
Con el paso del tiempo, la lectura de las obras de Stephen Crane llegaría a convertirse en un placer que retomo de manera periódica y siempre en versión original. Sin embargo, cuando tenía once años ni podía leer en inglés ni sabía nada de la trayectoria literaria de Crane.

Lo que me llamó la atención de su novela más conocida fue la portada que tenía en la edición de Libro amigo de la ya fenecida Editorial Bruguera. Se trataba de un dibujo de un grupo de soldados de la Unión, de los que, si no recuerdo mal, uno aparecía herido. La novela me pareció entonces sensacional y la he encontrado mejor cada vez que he regresado a ella. Sustancialmente, su argumento gira en torno a la historia de un joven recluta del ejército de Lincoln al que envían al combate. Su primer contacto con la terrible realidad de la guerra provocará en él una irresistible oleada de miedo. Sin embargo, no dejará que la cobardía que descubre en su bautismo de fuego se apodere de él. A pesar de sus pocos años, se propondrá dominarla y, cuando termine la batalla, se habrá convertido en un héroe. La enseñanza de la obra – extraordinario ejercicio narrativo – resulta obvia. Existe apenas una línea delgada y sinuosa que separa a los cobardes de los héroes, pero puede y debe cruzarse cuando lo que está en juego es algo tan importante como la unidad de la patria o la suerte de los compañeros. Al abordar ese tema, Crane se adelantaría prácticamente un siglo a los relatos cinematográficos que retratarían al soldado anónimo azotado por el enemigo, por la incompetencia del propio ejército o por la simple fatiga de combate. Tanto se adelantó que cuando a mediados del siglo pasado la historia se llevó al cine acabó terriblemente mutilada por la censura a pesar de que el protagonista era nada más y nada menos que Audie Murphy, el soldado más condecorado del ejército americano durante la segunda guerra mundial. La roja insignia del valor es una lectura for all seasons, pero puede resultar especialmente grata en esta época de frío en que estamos.







Licencia de Creative Commons