Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de setenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

Izquierda… ¿qué izquierda?

09/07/2018
Publicado en Historia
En 1995, el gobierno socialista decidió encargar un estudio sobre la situación laboral española a un conocido izquierdista norteamericano llamado James Petras.

Considerablemente hábil, Petras se deshizo de las trabas que pudieran derivar de políticos, profesores universitarios, funcionarios y miembros del CSIC y comenzó a investigar por su cuenta en contacto directo con la población. Los resultados fueron pavorosos. Petras no sólo llegó a la conclusión de que las perspectivas laborales de los españoles eran mejores con Franco que con Felipe González sino que además afirmaba que estaba cantado que los hijos vivirían peor y con menos esperanzas de futuro que sus padres. A fin de cuentas, la política económica del PSOE no sólo había eliminado la independencia española en favor de instancias internacionales sino que además había creado un marco extraordinario para la corrupción más que dañino para la sociedad civil. Hombre de izquierdas, a fin de cuentas, Petras se preguntaba en un momento dado qué podía esperarse de los sectores “progresistas” ante esta situación. Su respuesta era pavorosa: “lo que les interesa es el dos por ciento de “marginales”: los gitanos, los drogodependientes, las prostitutas, los inmigrantes; el acoso sexual, el racismo…cualquier cosa menos el destino de tres millones de españoles desempleados, los jóvenes trabajadores con contratos temporales y los que tratan de vivir del salario mínimo”. En otras palabras, la izquierda abandonaba los verdaderos problemas de la mayoría para ocuparse de causas demográficamente insignificantes. La razón que daba Petras para que la izquierda lanzara por la borda a la inmensa mayoría de la población y sus problemas acuciantes era que “las luchas progresistas por las minorías… tienen el apoyo financiero de los gobiernos municipales o regionales. Las ONG y organizaciones similares brindan a los progresistas oportunidades económicas, segundos salarios en calidad de investigadores, educadores, asistentes sociales o abogados. Pueden así combinar una “buena conciencia” y la remuneración económica con una palmadita en el hombro de las autoridades locales”. En otras palabras, la izquierda se había vendido por unos remunerados pesebres que además permitían dar la imagen de conciencia social. El resultado de ese abandono de la realidad en busca de lucrativas actividades relacionadas con el dos por ciento implicaba, obviamente, una gran traición y la completa desnaturalización de la izquierda. No se puede alegar en absoluto que Petras se equivocara. Por cierto, su informe nunca fue publicado por el gobierno del PSOE.







Licencia de Creative Commons