Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de setenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

Gone with the wind

17/12/2014
Publicado en Actualidad, Cine
Se recuerdan estos días los setenta y cinco años del estreno en Atlanta, Georgia, de la versión cinematográfica de Lo que el viento se llevó. No es una conmemoración fácil en Estados Unidos porque, desde hace décadas, la película es considerada políticamente más que incorrecta.

A fin de cuentas, los negros que aparecen en la cinta son, como mínimo, serviles o estúpidos; los héroes forman parte del bando confederado y el grupo que se dedica a impartir justicia clandestina y al que pertenece Ashley es ni más ni menos que el Ku Klux Klan aunque no se diga expresamente. Sin embargo, en su día, la película fue contemplada como una reivindicación de la vieja causa que había sido derrotada no porque no derrochara nobleza y caballerosidad sino porque, como señalaba Reth Butler, tenía menos fábricas de armamentos que el Norte. Todos esos aspectos se escaparon, lógicamente, a los españoles que, como mi abuela y mi madre, la vieron en aquellos años, pero también ellos se sintieron cautivados fundamentalmente por dos razones. La primera era que relataba una guerra civil seguida de una famélica posguerra o sea la experiencia de los españoles de los cuarenta y los cincuenta. La segunda, que la heroína se comprometía a no pasar hambre ni ella ni su familia, una meta que inspiró a millones de compatriotas hasta bien entrados los setenta. Daba lo mismo que la acción, en lugar de en Aragón, Andalucía o Extremadura, transcurriera en el lejano Deep South porque los paralelos saltaban a la vista. No creo que Lo que el viento se llevó constituya un libro de referencia de los jóvenes actuales en España, pero sí he visto cómo fascina todavía, por ejemplo, a las veinteañeras rusas. Todas ellas conocieron los terribles años de Yeltsin en que la gente moría literalmente en la calle mientras la nación era saqueada y la administración se colapsaba. En ese contexto, no pocas llegaron a admirar y a identificarse con una indómita Escarlata dispuesta a vivir de nuevo a través de medios no siempre morales. Ahí reside la incomparable grandeza de la novela de Margaret Mitchell llevada a la pantalla grande, en su canto a la posibilidad de salir adelante incluso cuando el mundo que hemos conocido – en nuestro caso, el anterior a ZP - era más próspero y prometedor. Ni siquiera deberíamos sentirnos apenados por el coste de una lucha que, en ocasiones, hasta puede significar la pérdida de seres muy queridos. El viento, ocasionalmente, se lleva todo y entonces, como decía Escarlata, sólo cabe decir: “Mañana será otro día”.







Licencia de Creative Commons