Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de setenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

El olvido de Franco

10/07/2018
Publicado en Actualidad
Personalmente, me trae sin cuidado donde esté enterrado Franco. El Valle de los caídos no fue levantado para servirle de tumba sino como monumento de reconciliación con muertos de ambos bandos bajo la cruz. La decisión de sepultarlo allí se debió al rey Juan Carlos I y no al general.

También puedo entender que izquierda y nacionalistas catalanes y vascos deseen desenterrarlo y dinamitar el lugar. Puedo comprender incluso el pasteleo de Ciudadanos y la tibieza del PP. Sin embargo, no consigo asimilar que la institución que tiene la única jurisdicción sobre el valle guarde silencio. En 1953, el papa nombró a Franco caballero de la Milicia de Cristo a la que sólo pertenecieron otras nueve personas en todo el siglo XX. Se trataba de una distinción circunscrita a gente que hubiera prestado servicios excepcionales a la iglesia católica. Franco, con su victoria en la guerra civil, no sólo había salvado de la muerte a millares de religiosos sino que además había firmado ese mismo año un concordato con la iglesia católica que fue definido como “el más completo en toda la historia de los acuerdos de este género” señalándose que los privilegios otorgados eran tantos que el Código de Derecho canónico alcanzaba plena vigencia. De hecho, España se convertía en un protectorado vaticano al renunciar expresamente el Estado a “legislar sobre materias mixtas o sobre aquellas que de algún modo puedan interesar a la Iglesia, sin previo acuerdo con la Santa Sede”. Además, todas las organizaciones católicas dependían sólo de los obispos y no podían ser fiscalizadas estatalmente. Se restableció la confesionalidad católica con “exclusión de cualquier otro culto”, así como el carácter católico de toda la instrucción pública. Por añadidura, al erigirse nuevas diócesis, el Estado y las corporaciones locales estaban obligados a proporcionar los medios económicos necesarios, en especial para edificios, oficinas y templos. Además los clérigos sólo podrían ser procesados con permiso del obispo y las instituciones eclesiásticas y los emolumentos del clero estarían exentos de impuestos. Los templos se convertían en lugar de refugio sin excluir, por ejemplo, a los maquis – incluyeron a los terroristas de ETA - y los programas de TV y radiodifusión tendrían espacios para defender “la verdad religiosa”. Quizá de este silencio se pueda extraer una lección: piénsate fiarte de una institución a la que diste todo, incluso tu nación y sus recursos, y que se calla cuando te arrancan del sepulcro.







Licencia de Creative Commons