Ayudas y contribuciones
Funciona con Kickstarter Queridos amigos: como ustedes saben el programa La Voz se realiza con un equipo reducido – aunque me atrevo a decir que excelente e incluso inmejorable – con un director y alguno de los colaboradores que no han percibido un solo céntimo por su labor. El programa no cuenta con medio económico alguno y, de la manera más firme y consciente, no percibe ingresos por publicidad pública o privada.

Hoy comenzamos un nuevo crowdfunding con la misma empresa estadounidense con que lo realizamos el año pasado. La meta está en reunir la cantidad total de setenta mil dólares por la sencilla razón de que, a pesar de que son muy modestos los sueldos del personal, los gastos se han incrementado más que considerablemente. Otro año más, el director y alguno de sus colaboradores seguirán sin percibir pago alguno por su labor.

Como en otras ocasiones anteriores, nos limitamos a cumplir con nuestro deber, a esperar que la gente responsa y a confiar en Dios. Es nuestro deseo que a este crowdfunding contribuyan los que escuchan La Voz y consideran que merece la pena mantener un programa que es libre y veraz, entre otras razones, porque – insistimos en ello - no depende de publicidad privada e institucional. Con todo, si no hay gente suficiente que desee mantener abierta esa ventana a una información libre e independiente, lo aceptaremos. Los oyentes lo habrán decidido, cerraremos el programa y a nosotros nos quedará la satisfacción de haber perdido mucho dinero, pero, al menos, haber servido a los demás hasta donde pudimos. A continuación, nos dedicaremos a otras tareas en beneficio de nuestros congéneres. Hay mucho campo por trabajar y, con seguridad, no nos faltarán causas nobles a las que dedicarnos. En cualquiera de los casos, gracias adelantadas por lo que suceda.

Si desean colaborar para que este espacio de libertad y verdad pueda escucharse desde Groenlandia a la Tierra del fuego pueden conseguirlo haciendo click en los enlaces a continuación. Este año, por segunda vez, realizamos el crowdfunding via Kickstarter, el sistema más seguro disponible en Internet para recaudar fondos, que sólo se emplearán en los gastos derivados del programa La Voz. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!




Blog

Crying in the Chapel

15/02/2014
Publicado en Música, Meditación del día
​Realmente, la vida discurre en ocasiones de maneras bien peculiares. Lo que parece motivo de dicha acaba revelándose como causa de sufrimiento y, por el contrario, lo que veíamos como una desgracia inmensa se acaba revelando como clave para nuestra dicha.

Desde luego, fue el caso de aquel compositor que llevaba sufriendo un dolor inmenso en la espalda y al que notificaron que tendría que someterse a una operación de columna. Las horas de padecimiento sumadas a la perspectiva de pasar por el quirófano para atravesar por una intervención incierta lo llevaron a recordar que existía Dios. No sólo eso. Antes de entrar en la sala de operaciones, se prometió que se acercaría al Señor si, efectivamente, sobrevivía. Y así aconteció. Un día de domingo, acudió a una pequeña iglesia evangélica y, al entrar en ella, las mejillas del artista se llenaron de lágrimas. De manera casi instantánea, la letra y la música de una canción comenzaron a fluir por su mente. El artista se llamaba Artie Glenn y la canción se titularía Crying in the Chapel, es decir, Llorando en la capilla. Su viuda lo seguiría contando conmovida muchos años después, pero regresemos al momento en que la melodía fue plasmada sobre la partitura.

Todo sucedía a mediados de los años sesenta, cuando la carrera de Elvis Presley estaba en dique seco. La denominada invasión británica lo había colocado, como a tantos otros, fuera de la lista de éxitos. Sin embargo, su manager escuchó la canción y llegó a la conclusión de que podría servir para relanzar a Elvis. No se equivocó lo más mínimo. La melodía era tan hermosa y la letra tan sencilla y conmovedora que la trayectoria de Elvis no sólo volvió a despegar sino que, por añadidura, lo consagró como lo que él siempre había querido ser: un cantante de música Gospel.

Curiosamente, la canción nunca fue traducida al español para servir en los cultos de las iglesias evangélicas. Hubo versiones al español, sí, pero ni en España ni en Hispanoamérica lograron llegar a la altura del original y lo convirtieron en una tontorrona canción sentimental destrozando la fuerza del tema escrito por Artie Glenn. Así que hoy tendremos que nos conformarnos sólo con Elvis Presley. Bueno, bien mirado, no creo que haya muchos que lo lamenten.

Una última cuestión. No hay dos sin tres. Si Dios escuchó a Glenn y se compadeció de la carrera de Presley, también escuchará a cualquiera de ustedes que pueda estar pasando ahora por un mal momento. ¿Por qué no hace la prueba y se dirige al Señor para abrirle su corazón y suplicarle que lo alivie en su dolor? Puede que acabe llorando, pero, a buen seguro, no se arrepentirá. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!







Licencia de Creative Commons