Blog

Blessed Assurance

2018-04-28 08:10:00
Publicado en Música
Una de las cosas que cuesta más comprender a la gente que no conoce el Evangelio que aparece en la Biblia es la seguridad de salvación de que disfrutan aquellos que lo han abrazado.

Totalmente fiados en sus propios méritos – que ya es fiar – y en lo que les enseña una jerarquía auto-legitimada – que también es tener ganas – no resulta extraño que no tengan la menor certeza de salvación. ¡¡¡Es lógico!!! Si yo creyera que mi salvación depende de mis méritos o de someterme a una de las últimas teocracias del globo seguramente no pegaría ojo. Pero la Biblia dice que podemos tener certeza y seguridad porque fue Jesús – no nosotros – quien ganó la salvación por nosotros, una salvación que nosotros podemos rechazar, pero que también podemos recibir mediante la fe. Pablo lo expresó con claridad al escribir a los efesios (2: 8-): “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” o como recalcó escribiendo a los romanos (3: 21-30):

“Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión”.

Aquellos que en algún momento de su vida reconocieron sus pecados y no fiaron en sus obras sino en el perdón que les ofrecía Jesús saben hasta qué punto lo que digo es una experiencia compartida. Por eso, siempre me ha gustado especialmente este himno que en inglés se llama Blessed Assurance (Seguridad bendita) y en español – en una de sus versiones – Grata certeza, pero me gusta especialmente el estribillo que dice: “Esta es mi historia, es mi canción”. Un día, en el año de 1977, yo viví esa historia. Comprendí – leyendo el texto de la carta a los romanos – que la salvación no es por obras sino por gracia a través de la fe; reconocí mis pecados y me acogí a la obra de Cristo en la cruz. Fui, pues, justificado por la fe y recibí la seguridad de mi salvación. “Esta es mi historia, es mi canción”. Puede ser también la suya.

Les dejo con dos versiones, una en versión original de Alan Jackson; la otra es del coro Gospel Life y es en español. God bless ya!!! ¡¡¡Que Dios los bendiga!!!

Aquí está Alan Jackson

https://www.youtube.com/watch?v=Z9XZ_HSquUQ

Y aquí el Coro Gospel Life

https://www.youtube.com/watch?v=erSm2y6ZCfs







Licencia de Creative Commons