Blog
Desde Sejano a Bermejo
24/02/2009 - Comentarios
Publicado en Actualidad
El 18 de octubre del año 31 d. de C., el senado de Roma fue testigo de un hecho singular. Lucio Elio Sejano, tras no pocas idas y venidas, decidió comparecer ante los padres de la patria.
El retorno de los brujos
02/02/2009 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Comencé a temerme lo peor al escuchar las declaraciones de Magdalena Álvarez sobre las causas de la nevada que paralizó media España. La culpa esta vez no la tenían ni Bush, ni Aznar ni siquiera el cardenal Rouco. No. ¡Qué va! El responsable era un representante de Caja Madrid que estaba en el consejo de Iberia. Lo repito. Me quedé absolutamente abrumado ante la información proporcionada por la ministra de Fomento.
EpC: la lucha continúa
29/01/2009 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Corría el año 34 d. de C., cuando en Volterra, en Etruria, vio la luz por primera vez un niño que recibiría el nombre de Aulo Persio Flaco. Con el paso de los años y a pesar de ser un provinciano, Persio se abrió camino en la capital del imperio, fundamentalmente, porque disfrutaba de un enorme talento literario. Sus composiciones, escritas en un latín chispeante e ingenioso, fustigaban los vicios de la sociedad de su tiempo, lo que le colocó más de una vez en situaciones comprometidas. En una de sus sátiras, la III, Persio afirmaba lo siguiente: “Ego iam pridem tutorem deum extuli”, lo que podría traducirse como “Hace ya mucho tiempo que sepulté a mi tutor”. La expresión de Persio tenía un significado doble. En una época de la vida – la infancia y la adolescencia - el ser humano necesita de alguien que lo tutele, alguien que la propia Naturaleza identifica como sus padres. Pero llega un momento, el de la madurez, en que cada individuo se ve libre de esa tutela y, de manera personal y responsable, vive su libertad sin la tutela de nadie.
Catón, California y CCAA
22/01/2009 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Corría el año 189 a. de C., cuando Catón se enfrentó a Acilio Glabrio en unas elecciones para obtener el cargo de censor. Catón, verdadero ejemplo de honradez y austeridad, conocía sobradamente la manera en que Glabrio se había aprovechado de fondos públicos para crear una clientela que le entregara sus votos. Precisamente por ello, lo denunció con una frase terminante que todos podían comprender: “Fures privatorum in nervo atque in compendibus aetatem agunt, fures publici in auro atque in purpura”, lo que podría traducirse como “los ladrones de bienes privados viven en la cárcel y con cadenas, los ladrones de lo publico viven en medio del oro y de la púrpura”. La reflexión del honrado Catón señalaba una realidad terrible que no se ha modificado mucho con el paso del tiempo. En términos generales, existen dos clases de personas que viven del dinero sacado de los bolsillos ajenos. El primero está formado por aquellos que roban los bienes de los particulares directamente. Éstos, por regla general, acaban en la cárcel. El segundo, sin embargo, está constituido por aquellos que se apoderan del dinero público. Éstos, en multitud de casos, no sólo no son castigados sino que además viven con todo lujo.
El gran oriente de Francia y ZP
19/11/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
El pasado viernes, leí un editorial en La Linterna que provocó una conmoción extraordinaria hasta el punto de que ha sido una verdadera multitud la que ha pedido su texto. Lo reproduzco a continuación.
Por qué dejé de ser de izquierdas: una presentación
29/10/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Corría el año 1531 cuando un humanista inglés llamado William Tyndale comenzó a escribir una obra en respuesta a un ataque escrito que había lanzado contra él un conocidísimo dignatario. Defendía el dignatario que la apostasía siempre es mala porque implica el abandono de un cuerpo espiritual que existía siglos antes de que nosotros llegáramos al mundo. Sin embargo, Tyndale no veía las cosas de la misma manera. De hecho, distinguía entre apostasías buenas y apostasías malas. Las buenas eran aquellas que venían motivadas por la adhesión a la Verdad. Como ejemplo de la veracidad de su aserto, Tyndale esgrimía nada más y nada menos el ejemplo de Cristo y de sus apóstoles y, en un momento determinado de su exposición, lo argumentaba. Los apóstoles habían abandonado un cuerpo espiritual formado por los escribas y por los fariseos, por los sacerdotes del Templo que habían condenado al propio Jesús y que lo habían conducido ante Pilato. ¿Acaso – alegaba Tyndale - esa apostasía había sido mala? ¿Deberían haber permanecido en el seno del aquel cuerpo espiritual que se había enfrentado con Cristo o, por el contrario, habían hecho lo que debían apostatando de él?
Por qué la izquierda está muerta o siete razones para abandonarla
20/10/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
De manera más o menos difusa, me identificaba con el modelo socialdemócrata sueco, el de una izquierda supuestamente democrática, neutral y pacifista en el plano internacional y partidaria de todas las causas que yo consideraba nobles.
El Teseo de los Nacionalistas (I)
06/10/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Los humanistas del s. XV nos transmitieron un adagio griego que consistía en apostillar ante las pretensiones de alguien la expresión “No sin Teseo”.
El empacho, el mendigo y ZP
22/09/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
Recuerdo en mis años de colegio haber escuchado el chiste aquel del pobre mendigo que, tras seis días sin llevarse nada a la boca, se desplomaba en medio de la calle. Por en medio de los transeúntes que rodeaban al infeliz, se abría camino un estudiante de medicina que se arrodillaba al lado del pedigüeño, lo observaba con gesto sesudo y dictaminaba:
Otro golpe para la memoria histórica
15/09/2008 - Comentarios
Publicado en Actualidad
El 15 de noviembre de 1937, André Marty, jefe de las Brigadas internacionales en España, dirigió al Comité central del Partido comunista francés el siguiente comunicado: “ En España, mezclados entre los buenos militantes comunistas, socialistas, antifascistas italianos, emigrados alemanes, anarquistas de todos los países y razas, vinieron muchos centenares de elementos criminales internacionales, y mientras que una parte de ellos se dedicaban a vivir con comodidad sin hacer nada y sin luchar, otros muchos, aprovechando el desorden de los primeros días, comenzaron una serie innumerable de delitos abominables: estupros, violencias, saqueos, asesinatos por pura maldad, robos, raptos de personas, etc....


RSS


Licencia de Creative Commons